Menú
Plataforma logística y portuaria del Caribe
Logo Puerto de Cartagena SPRC Logo Contecar

Pronto regresará la Virgen a la Bahía

Viernes, 23 Diciembre 2016

La Organización Puerto de Cartagena a través de su Fundación hizo un aporte de 160 millones de pesos para la restauración de la Virgen del Carmen, la cual está ad portas de ser devuelta al lugar donde ha custodiado y bendecido a todos los tripulantes y embarcaciones que navegan por las aguas de la bahía de Cartagena desde 1.983. Hace más de 20 siglos los marineros se encomiendan a alguna deidad para proteger sus travesías y labores en los mares. Los fenicios rezaban a la Madre de Cartago, la misma civilización que fundó la ciudad de Cartagena en España y cuya toponimia quiere decir “Nueva Cartago”. Hoy los marinos de la bahía de Cartagena se encomiendan a la Virgen del Carmen.

La Virgen llevaba 33 años en medio de la bahía cuando el 8 de agosto de 2015, en medio de una tormenta eléctrica, un rayo tumbó las dos partes superiores de la escultura. La parte inferior quedó sobre el pedestal y la superior quedó esparcida en el mar por lo que fueron necesarias casi cinco semanas para sacarla.

El Grupo Puerto de Cartagena a través de su Fundación hizo un aporte de 160 millones de pesos para la restauración de la Virgen del Carmen, la cual está ad portas de ser devuelta al lugar donde ha custodiado y bendecido a todos los tripulantes y embarcaciones que navegan por las aguas de la bahía de Cartagena desde 1.983.

El costo total de la recuperación ascendió a los 500 millones de pesos, de los cuales 340 fueron entregados por la Arquidiócesis de Cartagena, el excedente por la Fundación Puerto de Cartagena y el apoyo logístico de la Armada Nacional.

La firma Vélez y Santander a través del escultor Carlos Rodríguez y su equipo de trabajo realizaron la restauración.

Fue necesario importar de Italia más de 20 toneladas de mármol.  Con grúas especiales se rescataron los pedazos hundidos y finalmente después de varios meses de trabajo las tres secciones que conforman la escultura están a punto de emprender su último viaje para que sus bendiciones continúen protegiendo las labores diarias de pescadores, marinos y tripulantes de la bahía de Cartagena.