Menú
Plataforma logística y portuaria del Caribe
Logo Puerto de Cartagena SPRC Logo Contecar

¡Cartagena das ist fantastisch!

Viernes, 9 Diciembre 2016

Avanzaba una jornada histórica con un clima perfecto. Un colorido tucán comía papaya mientras –maravillada– la joven alemana grababa la escena con su teléfono inteligente; dos asiáticas se mostraban sorprendidas por la explosiva algarabía de las guacamayas; y una pareja enamorada cargaba una cacatúa… ¡Todos sonreían al unísono! Como en Babel, múltiples idiomas confluyeron en el Oasis portuario, el que le significó a Cartagena el premio como “Puerto de Destino Turístico Sostenible” de las Américas por parte de la OEA.

La industria de cruceros marcó un hito cuando trajo a la ciudad el mayor número de visitantes en un solo día. Con 12.900 visitantes a bordo, los cruceros Mein Schiff 4, Norwegian Jewel, Celebrity Infinity y Zuiderdam estuvieron amarrados en la Sociedad Portuaria durante más de siete horas.

Alrededor de 9.000 pasajeros se movilizaron entre el muelle y el centro histórico a lo largo del día, unos en excursiones previamente contratadas otros en forma independiente. Entre todos emplearon los servicios de 389 transportes que incluyeron taxis, buses, vanes, chivas y lanchas. Durante el proceso hubo 172 servicios de guías turísticos. Como circunstancia novedosa para Cartagena arribaron 3.820 viajeros alemanes a bordo del Mein Schiff 4, un coloso del mar cuyas dimensiones duplican el tamaño que tuvo el Titanic: 294 metros de eslora, 36 de manga y 99.700 toneladas de peso.

Se trata de un segmento de turistas autónomos que se inclina por destinos con riqueza cultural y emplea la tecnología para conocerlos. Les caracteriza su tendencia hacia el turismo sostenible, por lo que aproximadamente 100 personas se desplazaron hasta el centro histórico en bicicleta y otros llegaron a pie. Con ellos surge otra oportunidad para desarrollar nuevos servicios turísticos en Cartagena, pues durante la temporada de cruceros acogerá 68.500 alemanes en 11 recaladas.

De esta manera, en un lapso de siete horas la economía local recibió un estimado de $3.971 millones de pesos, cuyos destinatarios incluyeron guías, artesanos, joyeros, restaurantes, transportadores y artistas, además de los monumentos históricos. Uno tras otro, los buques fueron zarpando y, al finalizar los alemanes calificaron la jornada diciendo ¡Wunderbar!; los colombianos, ¡Maravillosa!