Menú
Plataforma logística y portuaria del Caribe
Logo Puerto de Cartagena SPRC Logo Contecar

Transformación social en tiempos difíciles

Jueves, 12 Noviembre 2020

 

Hacer transformación social en tiempos de pandemia resulta tan difícil como necesario. Difícil, porque se asume que la gestión social implica trabajo de campo e intervención en el territorio; y eso, en medio del aislamiento social, es una tarea más que ardua. Pero es necesario, toda vez que las comunidades precisan de ese apoyo para enfrentar los retos que ha impuesto la nueva realidad.

Dificultad y necesidad se juntan para convertir lo social en un desafío. A ello le ha hecho frente el Grupo Puerto de Cartagena, a través de su Fundación, con la mira puesta en que sus programas sociales sigan su rumbo en las comunidades de inmediata influencia de sus terminales marítimas, SPRC y Contecar e, incluso, más allá.

Y es que, en medio de la pandemia y el consecuente aislamiento, entre la Fundación Puerto de Cartagena y las comunidades beneficiarias de sus programas se ha generado un proceso sin precedentes de construcción y transformación social de las familias. Para ello, la Fundación ha tenido que repensar muy bien su labor, comenzando por una reinvención de sus programas formativos para tornarlos a la virtualidad, un programa de apoyo a instituciones hospitalarias y a profesionales de la salud, y un plan de ayuda humanitaria a través de bonos de alimentos.

FORMACIÓN EN VIRTUALIDAD

La Fundación destinó los primeros dos meses y medio de este año a temas de planeación y alistamiento para iniciar la ejecución de sus programas a mediados de marzo, justo cuando, casi sin darnos cuenta, comenzó el aislamiento social.

La llegada de la pandemia y las necesarias medidas de contención del contagio representaron un golpe muy fuerte, ya que en la Fundación Puerto de Cartagena el trabajo es 100% de campo. La pregunta que surgió fue ¿cómo seguir respaldando a los niños, los jóvenes y las familias en esta nueva realidad?

El diagnóstico que se realizó a inicios de año arrojó como resultado una situación preocupante: poco menos del 50% de los niños y jóvenes beneficiados con los programas de formación tenía algún tipo de conectividad, mientras que más de la mitad no tenía nada: ni computadores ni conexión a internet. Peor aún es la situación en los entornos educativos, pues, según el mismo diagnóstico, en las instituciones de Ceballos, Albornoz y Zapatero, solo el 10% de los niños y jóvenes tiene algún tipo de equipo y conectividad para recibir las clases.

Para la Fundación era claro que no podía mantenerse esa situación e inició la formulación de un proyecto que, a largo plazo, puede generar una verdadera transformación cultural de la educación en Cartagena. El proceso empezó con cuatro instituciones pilotos en los barrios Ceballos, Albornoz, Zapatero y Alto Bosque, y tiene como base el rediseño de todos los programas de manera virtual.

SINERGIAS QUE EDUCAN

Con ese norte, se entregaron tabletas digitales y planes de datos, con los cuales se beneficiaron 559 familias. Se suscribieron convenios con Movistar y la plataforma Teams for Education, para llegar a las comunidades a través
de los programas de la Fundación. Con estos recursos tecnológicos, recientemente se iniciaron las clases en virtualidad, con una metodología más participativa que magistral; pero, sobre todo, con niños, jóvenes y hogares dispuestos y felices.

También se establecieron alianzas con entidades como la Fundación Telefónica, que puso a disposición una plataforma con cursos para jóvenes, entre los cuales se destaca un programa de emprendimiento llamado ‘Piensa en Grande’, que ya cuenta con 153 muchachos. También se trabaja en alianza con el Sena y Profamilia, en un programa de multiplicadores de salud sexual. Y en ese mismo orden, con todos los beneficiarios conectados, se trabaja en los programas ‘Saberes’, dirigido a madres comunitarias y primera infancia, ‘Ecoguardianes’, para la formación de niños y jóvenes en el cuidado del medio ambiente; y ‘Escuelas Sociodeportivas’, en cooperación con la Fundación Real Madrid y la Fundación Revel.

Así mismo, las clases de música se retomaron de manera virtual, en alianza con la Fundación Música por Colombia del maestro Édgar Vargas. Los barrios Zapatero y Ceballos lograron integrarse con una plataforma que se creó hace dos años con la Universidad Nacional Abierta y a Distancia.

Desde ya, se trabaja en la preparación de un concierto virtual en diciembre.

De esta manera, todo el sistema presencial de programas de la Fundación se ha tornado virtual.

Esta ambiciosa iniciativa permitirá apoyar a las instituciones educativas para que en adelante los niños y jóvenes puedan tener una conectividad adecuada y sus profesores estén suficientemente formados en educación digital.

El resultado es inmejorable: las familias beneficiarias están felices, más participativas que nunca y se ha construido una relación que augura experiencias significativas de transformación social para toda la comunidad.

BONOS DE ALIMENTACIÓN

Dadas las necesidades generadas por la pandemia, se requirió acompañar a las familias en lo básico, la alimentación.

En ese sentido, se replantearon los fondos para encaminarlos al beneficio de las más de 1.500 familias de las zonas de influencia del puerto y se puso en marcha una metodología que permitiera la transparencia en la entrega de los alimentos. Se adquieren bonos virtuales en un supermercado de la ciudad y se contacta a cada familia para notificarles que su bono está disponible, en un ejercicio de acompañamiento que también permite conocer la situación de cada núcleo familiar.

La entrega de los bonos no ha parado desde el pasado 29 de marzo y se ha asegurado la extensión del programa hasta diciembre. Adicionalmente, se incluyeron otras 1.500 familias de los mismos siete barrios que no estaban vinculadas a los programas de la Fundación, así como algunos pescadores del Barrio Chino, y se proyecta la extensión de este beneficio a familias de Bocachica y Punta Arena, para alcanzar una cobertura de 3.600 familias. En total, hoy la Fundación Puerto de Cartagena está distribuyendo cerca de 5.800 mercados mensuales.

En este programa el apoyo de aliados estratégicos ha sido clave. Una primera alianza se desarrolló con la Fundación Bolívar Davivienda para adquirir mercados para el barrio El Zapatero. Luego se hizo una labor con la Fundación Santo Domingo, a través de la entrega de tarjetas de mercado a 1.500 familias, a lo que se sumó una orden de más de 4.000 kilos de arroz que se distribuyeron en las comunidades, además de 25 sillas de ruedas.

“Ha sido una tarea larga y ardua, pero muy satisfactoria”, precisa la directora de la Fundación Puerto de Cartagena, Libia García, quien señala que “las familias están supremamente agradecidas por la constancia de las ayudas y saben que hasta diciembre será así, que es cuando esperamos se retomen las actividades propias de sus oficios”.

Además de las alianzas con instituciones amigas se suma el aporte de las mismas comunidades. En ese sentido, los programas de formación de líderes han mostrado su validez, pues se han vuelto gestores de su propio desarrollo. Los líderes, por ejemplo, asumieron la distribución del arroz recibido de la Fundación Santo Domingo y fue un trabajo impecable. “Las juntas de acción comunal han sido unos aliados en todo el proceso”, agrega la directora de la Fundación Puerto de Cartagena.

EXTRAORDINARIO APORTE

Todos estos programas no serían posibles sin un decidido respaldo económico que asegure la disponibilidad de recursos para atender las necesidades sociales de las comunidades cercanas a las instalaciones portuarias en tiempos de pandemia. En ese entendido, la Junta de abril del Grupo Puerto de Cartagena asignó 10 mil millones de pesos, adicionales al presupuesto de la Fundación, como apoyo para ayuda humanitaria.

Para el manejo de estos recursos se estableció un comité especializado integrado por profesionales de múltiples sectores, en los que se incluyen médicos de diferentes especialidades. En desarrollo del programa humanitario y de apoyo a la Salud, el Grupo Puerto de Cartagena ha venido entregando a los hospitales de Cartagena equipos e insumos para el cuidado de médicos y pacientes, en un trabajo coordinado por la Representante Legal de la Junta Directiva de la Fundación, Susana Echavarría.

Es claro, entonces, que con voluntad, esfuerzo, persistencia y uniendo intenciones, se puede hacer transformación social en tiempos difíciles; y lo mejor es que se trata de un modelo de apoyo a comunidades proyectado para trascender en tiempo y espacio.

ACCIONES PARA TODA LA VIDA

Los programas de la Fundación Puerto de Cartagena están diseñados para atender la familia en todas las etapas de vida del ciclo humano.

El programa ‘Saberes’ fortalece las competencias de las madres comunitarias para transferir esa educación a los niños con herramientas pedagógicas modernas. Este año se trabaja a través de la plataforma Vivaldi Master Class, que postula la música como herramienta pedagógica a través de aplicaciones para el control de los ruidos y el estrés en los niños.

Para la segunda infancia funcionan varios programas. En primer término, ‘Ecoguardianes’ busca generar una cultura ambiental de la protección del niño, del otro y de la naturaleza, generandouna cultura ambiental desde la casa. Por su parte, los Centros de Formación Orquestal trabajan con niños desde tercero de primaria de los Colegios de Zapatero y Albornoz, en modalidad virtual, con aplicativos para aprender música y pasar luego a la interpretación de instrumentos. También se desarrolla una estrategia de mejoramiento de la calidad educativa en la Institución de El Zapatero, con un proyecto de formación extracurricular para fortalecer competencias en matemáticas, lectoescritura, inglés y competencias socioemocionales.

Así mismo, se destacan las escuelas socio deportivas, para las que se cuentan con aliados como la Fundación Real Madrid y Fundación Revel, entidades que crearon una plataforma para que los infantes puedan hacer ejercicio acompañados de un instructor.

Un programa con excelentes resultados, en tanto transformación social, es ‘Juventud Líder’, en el que se han vinculado cerca del 1.000 jóvenes que se reúnen cada sábado para trabajar competencias socioemocionales, ciudadanas y comunicativas, con estímulos a través de un programa de becas que ha beneficiado a cerca de 80 estudiantes. “Es poder transformar la vida de los jóvenes y mostrarles que sí hay oportunidades”, señala la directora de la Fundación.

En esta etapa, también se apoya el desarrollo social y cultural con actividades de teatro y programas de promoción en salud sexual y reproductiva. Además, la Fundación ya cuenta con dos gaitas en los grupos de jóvenes, una orquesta juvenil y la orquesta principal de la que todos los muchachos quieren hacer parte.

Varios de los beneficiarios de estos programas hoy son profesionales muy bien ubicados laboralmente o que han iniciado sus propios negocios o emprendimientos, quienes a menudo son testimonio para el resto de la comunidad.

Para el apoyo a personas en edad adulta, además del programa ‘Saberes’ con madres comunitarias, se brinda apoyo a pescadores de barrios aledaños al puerto y actividades culturales como la Gaita Comunitaria del sector Las Colonias.

Se trata de transformar la vida de niños, jóvenes y adultos con programas que le permitan darle sostenibilidad a sus vidas.

 

Otros artículos relacionados:

En dos años carga líquida creció un 400%

Para recuperar el tiempo perdido ser eficientes es la clave

TOP 100 de puertos de contenedores: terminales del GPC únicos por Colombia

Puerto de Cartagena, el histórico canal por donde ingresa cada día el progreso de Colombia

COVID-19 acelera la digitalización en puertos colombianos

El café, el puerto y yo

Grupo Puerto de Cartagena: Aliado estratégico de los caficultores

Iniciativa de franja y ruta impactaría a puertos colombianos

Exportación de mandarinas: la gran apuesta por el agro colombiano

Pasamos el semestre, pese a la pandemia

COVID-19: Comercio marítimo

En Cartagena se sigue escribiendo la historia del país

Manejo de pandemia marcará la recuperación del comercio

Exitosa aceleradora de negocios digitales pone al Grupo Puerto de Cartagena en la mira de asiáticos y europeos

Megabarcos que impactan

Puertos, aliados del abastecimiento en la pandemia

Grupo Puerto de Cartagena de inscribe en el sistema colaborativo TradeLens

Los puertos en tiempo de pandemia. Viendo los retos de la crisis como oportunidades

Puerto de Cartagena, protagonista mundial en conectividad

Los grandes desafíos que transforman a Cartagena en un gran puerto de transbordo internacional

Los retos que deben aforntar los puertos contenerizados

Conectividad para el crecimiento 

Cartagena, la plataforma para el comercio exterior 

¿COVID-19 impacta el transbordo?