Menú
Plataforma logística y portuaria del Caribe
Logo Puerto de Cartagena SPRC Logo Contecar

Aquí, ahora, ¡ya!

Por: 
Carolina Navarrete

Vivimos un cambio de época. El mundo se transforma con el crecimiento acelerado de las tecnologías exponenciales y Colombia no es la excepción. Experimentamos un viaje frenético hacia lo digital, causado por la evolución y el avance del Internet de las Cosas (IoT, por su sigla en inglés) y el Big Data. Con el uso de estas dos nuevas tecnologías cientos de compañías del país, de todos los sectores económicos, pueden y deben potenciar la creación de un nuevo universo de información. Uno que contenga volúmenes de datos que antes no eran visibles o accesibles y ayude a los empresarios a tomar decisiones más ágiles, seguras y eficientes. Así se optimizarán los procesos y se generarán nuevos modelos de negocio.
Para entender esta realidad, en Telefónica Movistar consideramos que ya es posible pensar en el camión que le avise a su propietario cuándo es el momento indicado para que lo lleve al taller, o en una cadena de producción que nos dé una oportunidad de ahorrar energía; o un sistema de riego que nos informe si es momento de apagarlo porque ha suministrado la cantidad de agua suficiente.

El mercado empresarial entendió que estas tecnologías son el presente. Hoy, sus líderes son los primeros interesados en que el país avance hacia un entorno más digital, en un escenario de negocios que les permita obtener un retorno de inversión a partir de la optimización de sus costos operativos para enfocarse en el corazón de su empresa.

El reto ahora es tomar la decisión, adoptar esta disrupción como parte de la estrategia, y por eso la recomenda- ción es que las compañías tengan en cuenta los siguientes aspectos para conseguirlo:

1. Está sucediendo aquí y ahora:

El no adoptar estos cambios afectará la competitividad. La nueva realidad trae clientes cada vez más digitales, con acceso ilimitado desde un dispositivo y que siempre buscan una oferta más personalizada: lo que quieren, en el momento que quieren y a través del canal que quieren.

2. No hay que cambiar por cambiar:

No se trata de innovar o implantar una tecnología por moda o por miedo, no se puede perder el foco y el alcance de los cambios por realizar. El objetivo siempre debe estar claro, no hay que perder de vista el negocio.

3. Las tecnologías permiten victorias tempranas:

Se puede comenzar poco a poco, por fases, e ir escalando. Todo ha avanzado tan rápido que los costos de las tecnologías ya son asequibles para todo tipo de compañías y modelos de negocio.