Menú
Plataforma logística y portuaria del Caribe
Logo Puerto de Cartagena SPRC Logo Contecar

Actualidad

10 | 12 | 2019
Por:
Luis Alberto Zuleta J.

La privatización de los puertos en Colombia permitió que una sociedad portuaria ocupe y utilice, durante un tiempo determinado, las playas y terrenos de baja mar y las zonas accesorias para la construcción y la operación de un puerto, a cambio de una contraprestación económica. Este proceso fue impulsado por la Ley primera de 1991 y originó las sociedades portuarias regionales, que se hicieron cargo de la infraestructura portuaria pública. A diferencia de estas, las sociedades privadas que se crearon posteriormente también reciben una concesión, pero realizan toda la inversión que se requiera en infraestructura.

En medio de este contexto, el Grupo Puerto de Cartagena es un caso de éxito en las privatizaciones portuarias colombianas. Combina la concesión de la Sociedad Portuaria Regional de Cartagena con la integración operativa de Contecar y la presencia en puertos fluviales para lograr una mayor conectividad. 

Comercio Exterior 

Si hacemos una evaluación de los resultados del último cuarto de siglo en el proceso de privatización, notaremos que cinco lustros atrás los puertos se demoraban 12 días para atender a cada barco en los muelles, pero hoy tan solo tardan horas. Por supuesto, años atrás los puertos no operaban las 24 horas, tan solo 16.

Mientras en 1995 se movilizaban 65 millones de toneladas de carga por los puertos nacionales, en 2017 circulaban más de 150 millones de toneladas sin incluir el petróleo. Tan solo en la primera década posterior a la privatización, los ahorros de los usuarios del comercio exterior colombiano pasaron de 0,66 al 1 por ciento del valor total de ese mercado. La eficiencia operativa también se incrementó de manera notable, tanto en las toneladas movilizadas por metro lineal, como en los indicadores de productividad laboral.