Menú
Plataforma logística y portuaria del Caribe
Puerto de Cartagena Contecar

Retos y oportunidades

El 2017 fue un año lleno de transformaciones. Nuestro firme propósito de mejorar continuamente y consolidarnos como una organización más efectiva y que agregue mayores valores a la competitividad del país nos ha llevado a afrontar nuevos desafíos cada día, que gracias al compromiso, capacidades y entusiasmo de nuestros accionistas, nuestra junta directiva y nuestros colaboradores se han traducido en importantes resultados.

Este año fuimos testigos y a la vez protagonistas. Testigos de un mundo marítimo y portuario en reestructuración, de la consolidación de las líneas marítimas para operar naves más grandes, eficientes y con más rapidez de lo esperado, de la transformación de los negocios hacia la cuarta revolución, una era donde se combinan la infraestructura física con software, sensores, nanotecnología y tecnología digital de comunicaciones.

También fuimos protagonistas de nuestra propia transformación. Logramos posicionarnos como uno de los puertos más importantes del Caribe, con capacidad para atender los grandes portacontenedores que atraviesan las nuevas esclusas del canal de Panamá y que semanalmente arriban a nuestra terminal para ser atendidos con los más altos estándares operativos y de servicio.

Ante estas realidades la industria logística y portuaria está hoy frente a nuevos retos y oportunidades. Por una parte, aún con la incertidumbre de los volúmenes de carga que llegarán después de la consolidación, es imperante seguir preparándonos para garantizar servicios de calidad en la atención de los megabarcos que cada día serán de mayor tamaño. Desarrollamos en los años anteriores infraestructura, tecnología y fuerza laboral para manejar cinco millones de contenedores; hemos sido el mejor Puerto del Caribe en ocho ocasiones y reconocidos en la lista de los mejores lugares para trabajar en Colombia y Latinoamérica. Ahora nuestro reto está en hacer que esas capacidades físicas e intangibles se conviertan en valor agregado para nuestros clientes tras la nueva configuración de las líneas navieras.

Por otra parte, la cuarta revolución nos abre un mundo de oportunidades. A través del uso de la tecnología y del mundo digital esta mega tendencia está transformando la logística. Los clientes generadores de carga que antes tenían poco poder de negociación, son hoy quienes requieren ser entendidos desde una visión diferente. Servicios puerta a puerta con transparencia, eficiencia y bajos costos en los procesos logísticos son las nuevas exigencias de los importadores y exportadores.

Es por eso que nos hemos propuesto llevar nuestra organización al siguiente nivel. Como terminales y operadores portuarios nos enfocamos en construir competitividad para el país a partir de la generación de beneficios en fletes más bajos y conectividad con el mundo para los productos colombianos. Como organización logística orientamos nuestra estrategia corporativa a dar a los clientes nuevas oportunidades en el mercado haciendo más eficientes los procesos internos en función de sus propios desafíos logísticos.

Con la ayuda de las nuevas tecnologías lograremos integrar los múltiples actores de las cadenas de comercio: los clientes, los puertos, los prestadores de servicios logísticos terrestres, las autoridades aduaneras y el gobierno en general para crear una ventaja disruptiva que genere crecimiento y valor agregado a la organización.

El cambio no será fácil porque implica romper los hábitos y paradigmas para insertarnos competitivamente en las nuevas tendencias. Esto incluye también al gobierno que tendrá no solo el reto de agilizar y automatizar procesos sino de revisar sus estructuras jurídicas e institucionales para incentivar las inversiones y la modernización tecnológica que demanda la economía global.

En el libro del puerto expresamos nuestra gratitud hacia todos quienes con su dedicación nos permitieron convertir las oportunidades en realidades, con un justo reconocimiento a lo que se ha logrado a partir de la Ley Primera de 1.991.

Hace más de 25 años era difícil creer que Colombia pudiera abrir sus puertas a la globalización. El país ha dado grandes pasos y debo decir con orgullo que los puertos hemos sido grandes protagonistas de la transformación del comercio exterior. Esa fue nuestra oportunidad y ese es nuestro compromiso. Aún queda mucho por hacer y nosotros seguiremos comprometidos en trabajar porque cada día sean más los productos colombianos que crucen nuestras fronteras.

El cambio nos obliga a prepararnos. Por eso, agradecemos la confianza de nuestros accionistas, junta directiva y colaboradores quienes nos han acompañado en este camino. Esperamos su apoyo para continuar tras nuevos objetivos y sueños por cumplir, siempre con la actitud de enfrentar las dificultades y los cambios con entusiasmo y compromiso.