Menú
Plataforma logística y portuaria del Caribe
Puerto de Cartagena Contecar

Oasis Portuario: en busca de la conservación animal

Viernes, 3 Febrero 2017

Tras su llegada a la terminal de cruceros de Cartagena se realiza un proceso de análisis que incluye observar su comportamiento, revisar su estado de salud, ver su respuesta a los ambientes naturales y capacidad para sobrevivir en estado de libertad. El Oasis Portuario ubicado en la terminal de cruceros continúa creciendo.

Tras haber recibido el primer premio marítimo de las Américas como “Puerto de destino turístico sostenible”, de la Organización de Estados Americanos, la Sociedad Portuaria de Cartagena ha mantenido sus prácticas ambientales, culturales y económicas en el manejo de las operaciones con cruceros. Por eso el Oasis portuario no solo es el lugar donde los turistas de cruceros tienen una experiencia 100% natural al llegar a Colombia, también es un resguardo animal que protege especies nativas.

Desde 2014 se ha registrado la liberación exitosa de 112 animales, pertenecientes a 19 especies de aves, las cuales lograron exitosamente su proceso de recuperación en las instalaciones del Oasis Portuario. Entre ellas se encuentran 25 periquitos bronceados (Brotogeris jugularis), 25 pericos carisucios (Arantinga pertinax) y 11 espigueros ladrillos (Sporophilia minuta).

Un biólogo, un zootecnista, un veterinario, además de un equipo de colaboradores, son los encargados del análisis, acompañamiento y recuperación de cada una de las especies que llegan a la terminal a través del Establecimiento Público Ambiental, EPA; la Coorporación Autónoma Regional del Alto Margalena, CAM; el Aviario Nacional, entre otros.

Tras su llegada a la terminal de cruceros de Cartagena se realiza un proceso de análisis que incluye observar su comportamiento, revisar su estado de salud, ver su respuesta a los ambientes naturales y capacidad para sobrevivir en estado de libertad.

Este proceso puede durar entre 40 y 45 días. Dependiendo de cada caso se evalúa si es posible liberarlo en su ambiente natural o si por el contrario es mejor conservarlo y cuidarlo al interior del Oasis portuario. Esta decisión se toma cuando el animal tiene unos altos niveles de dependencia de los humanos y sus probabilidades de supervivencia son pocas, así se le garantizará cuidado, alimentación y espacio adecuado para el resto de su vida.

Ya en el Oasis Portuario, y con el objetivo de buscar la conservación de las especies, el equipo de profesionales busca generar espacios naturales para que se reproduzcan los ejemplares. Con este programa han nacido 3 cacatúas molucas (Cacatua moluccencis), 3 monos aulladores (Alouatta seniculus) y se ha registrado las primeras puestas de guacamayas baderas (Ara macao); sin embargo, aún no se ha reportado un ciclo reproductivo exitoso.