Menú
Plataforma logística y portuaria del Caribe
Puerto de Cartagena Contecar

Canal del Dique: hacia la conectividad y el multimodalismo en Colombia

Por: 
Organizacion Puerto de Cartagena

Un  megaproyecto integral con componentes de protección costera, control de sedimentos, de intrusión salina y de inundaciones, regulación de caudales, adaptación al cambio climático, restauración de ecosistemas y navegabilidad; es la más reciente versión del proyecto del Canal del Dique, el cual se encuentra en fase tres e inicia una etapa de estructuración financiera para hacer realidad una de las demandas más frecuentes del sector logístico portuario, ya que garantiza la conexión de los centros de producción del país con el Puerto de Cartagena, que a su vez es considerada la vía más expedita a los mercados internacionales.

Esta nueva versión ha integrado  las visiones de diferentes sectores y ha posibilitado conciliar las demandas de tipo ambiental, social y económico que tenían cada una de ellas, lo que significó estructurar un megaproyecto que se calcula alrededores de 2 billones de pesos.

El pasado 28 de junio se firmó el contrato de estructuración financiera y contractual del megaproyecto del Canal del Dique entre la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y el Fondo de Adaptación que se espera esté lista en seis meses. En esta fase se establecerá cómo se financiará la obra aunque la ANI asegura que tiene algunas ideas como la de vender la energía que generen las esclusas, cobrar pequeños peajes para el cruce de las esclusas, vender créditos de carbono, financiación internacional, entre otros.

El megaproyecto del Canal del Dique contempla la construcción de una esclusa y compuerta en Calamar y una esclusa en Puerto Badel igual a las del Canal de Panamá, que permitan el paso de convoyes de hasta 32 metros de ancho.

Con este proyecto gana Colombia una infraestructura que conecta al país reduciendo en más de 40% los costos logísticos y generando protección y desarrollo a las comunidades asentadas en las orillas del canal, que históricamente se han visto afectadas por las inundaciones. Además de los componentes ecológicos y turísticos que permitirán una recuperación ambiental y económica de la región.