Menú
Plataforma logística y portuaria del Caribe
Puerto de Cartagena Contecar

Un paso necesario hacia la competitividad

Por: 
Bruce MacMaster

El nuevo estatuto aduanero tiene el valor de haberse efectuado con un alto nivel de concertación entre el sector público y privado. Este trabajo permitió involucrar a todos los actores de la cadena e incluir en la norma la realidad de los procedimientos.

Para analizar qué aspectos positivos tiene la nueva regulación aduanera para los empresarios, es preciso aclarar que esta norma está basada en tres pilares: la facilitación al comercio, el sistema de administración de riesgos y la modernización de los sistemas informáticos. Estos pilares deben estar además soportados en la formación del capital humano, que es fundamental para que en todos los niveles de las operaciones de comercio exterior se aplique la norma.

Sobre el pilar de facilitación al comercio hay que mencionar que se introduce la posibilidad de solicitar resoluciones anticipadas en materia de origen y valoración, que permitirán tener mayor seguridad jurídica en las operaciones de importación y exportación para quienes las soliciten. Además, la nueva regulación permitirá subsanar errores formales en la descripción de la mercancía. Se espera que se logren procesos de desaduanamiento en 48 horas que mejorarán nuestra competitividad. Otros elementos a destacar en facilitación son: posibilidad de hacer correcciones para declarar un menor valor en importaciones y pago diferido para importaciones de consumo de bienes de capital y sus partes.

El sistema de administración de riesgos es el elemento más importante de la nueva norma. Desde hace dos años la ANDI ha venido haciendo recomendaciones a la DIAN sobre este tema. Es fundamental que se implemente un sistema que permita enfocar más la atención a las operaciones de comercio exterior que revisten mayor riesgo, y reducir las inspecciones y fiscalización sobre operaciones de menor riesgo. Esto sólo se logra con  un sistema que analice múltiples variables como tipo de mercancía, origen, importador, exportador, lugares de tránsito, valores, entre otras. Este sistema obligará a la DIAN a tener un mayor conocimiento de los operadores de comercio exterior, importadores y exportadores.

La modernización del sistema es de tal magnitud que sin su puesta en marcha gran parte del contenido del decreto no tiene vida práctica. Es un gran reto para la DIAN establecer un sistema informático en el que sea posible desarrollar todas las operaciones de comercio exterior, manteniendo trazabilidad y control en todos los procesos.

Vale la pena hacer una mención sobre el uso de los escáneres. Esta herramienta sin duda plantea ventajas pero también retos. Podrán ser útiles en la medida en que se implementen con un adecuado perfilamiento de riesgos para reducir inspecciones y hacer más eficaz su uso.

Varios de los instrumentos de facilitación previstos en la norma, así como aquellos que permitirán reducir tiempos en las operaciones, están supeditados a la modernización del sistema. La modernización del sistema es algo que los empresarios esperan sea una realidad, ojalá antes de los dos años que quedaron determinados en el decreto 390 para el efecto.

 

Artículos relacionados:

"Así vemos la nueva regulación aduanera" Bitácora del Capitán Alfonso Salas Trujillo