Menú
Plataforma logística y portuaria del Caribe
Puerto de Cartagena Contecar

Es urgente el canal alterno

Por: 
Mauricio Franco, Coordinador de Proyectos de Contecar

La construcción del canal de acceso alterno en la Bahía de Cartagena es una necesidad inminente, si se quieren aprovechar las oportunidades de desarrollo que actualmente le ofrece el comercio marítimo internacional al país. Estamos frente a un momento crucial que no podemos ignorar.

A raíz del crecimiento económico del país y de los distintos proyectos de expansión industrial y portuaria que tienen lugar en Cartagena, la bahía de la ciudad está viviendo un momento histórico de crecimiento. Los proyectos que allí se encuentran en ejecución y que prontamente serán culminados, movilizarán más de 100 millones de toneladas anuales para el año 2019. Esto sin contar algunos proyectos más que ya se anunciaron.

La bahía de Cartagena cuenta con más de 50 terminales marítimas entre las que se encuentran muelles de carga para contenedores, graneles, carga general, petróleo y sus derivados; muelles para cruceros y pesqueros; astilleros; la Base Naval de la Armada Nacional y varias marinas, entre otros. Pero para entrar y salir de la bahía, solo se cuenta con un único acceso a través de Bocachica, el cual tuvo recientemente un proceso de ampliación y profundización para permitir el acceso de buques de mayor tamaño.

Teniendo en cuenta las nombradas proyecciones de crecimiento sobre la bahía, la construcción de un canal alterno se hace indispensable. Este evitará retrasos y congestión en el ingreso y la salida de barcos, que afectarían gravemente las más de 52 actividades portuarias que se llevan a cabo en el lugar.

Por ejemplo, una espera de más de 30 minutos puede hacer que una línea de cruceros se retire del país. La industria de cruceros en Cartagena moviliza alrededor de 500.000 turistas anuales, con un ingreso estimado de 50 millones de dólares que se distribuyen en toda la ciudad.

Esa misma espera de más de 30 minutos puede hacer que Cartagena pierda competitividad como puerto hub. Contar con un puerto global, de conexiones internacionales, es indispensable para la competitividad del país, ya que le provee a los exportadores e importadores acceso más rápido y económico a los mercados internacionales.

Para hacer una analogía con el transporte aéreo, es como si los empresarios de un país tuvieran que ir en bus al país vecino para poder tomar un vuelo internacional.  Algo similar tiene que hacer la carga de un país que no tiene un puerto hub para conectar con las grandes rutas de comercio global. Pocos puertos en el Caribe tienen la opción de convertirse en puerto hub. Cartagena lo es, pero para mantenerse competitivo debe garantizar una operación expedita y sin retrasos.

Las 100 millones de toneladas

Para comprender a cabalidad la importancia de este canal alterno, se debe entender el contexto en el que nos encontramos.

La bahía de Cartagena será en los próximos años el puerto más dinámico del país. Pasará de haber movido 10 millones de toneladas en el año 2000 a mover, como se dijo, más de 100 millones de toneladas en 2019 (ver gráfica).

Esto quiere decir que Cartagena moverá una cifra superior a la que sumaron las demás zonas portuarias en 2013 (45 millones de toneladas de Santa Marta, 25 millones de toneladas de Puerto Bolívar y 12 millones de toneladas de Buenaventura).

A lo anterior se suma que esta proyección no incluye inversiones que se han anunciado recientemente como, por ejemplo, la compra de Muelles El Bosque por parte de Maersk, que tiene la intención de invertir 250 millones de dólares para incrementar la capacidad en 500.000 TEUs anuales (6 millones de toneladas).

Tampoco se tiene en cuenta el efecto producido por la nueva ley de marinas, que ha generado nueve desarrollos nuevos de marinas para yates y veleros dentro de la bahía, los cuales también cruzarán por el canal.

Crecimiento acelerado

Es importante notar cómo este crecimiento se está dando en un periodo de tiempo muy corto. Son varias las razones.

En primer lugar, el plan maestro de desarrollo de SPRC y Contecar se ha ejecutado de forma consistente desde 1993, con un crecimiento promedio del 15% anual. Este ha sido movido principalmente por la consolidación de Cartagena como un puerto de conexiones internacionales, que ha atraído cada año nuevas líneas navieras. Como consecuencia, se ha incrementado el número de destinos y frecuencias y se ha reducido, de esta forma, los tiempos de tránsito y el costo de comercio para los colombianos. En el año 2018, con una capacidad de 5.5 millones de TEUs anuales, la bahía de Cartagena será el tercer punto de mayor movimiento de carga contenedorizada del continente americano, después de Los Ángeles y Nueva York.

En segundo lugar, la entrada en operación de las nuevas exclusas del Canal de Panamá en junio de 2016 duplicará la capacidad del Canal y se incrementará la competitividad de las rutas que cruzan el Caribe. Esto va a redireccionar un mayor número de barcos, de tamaños más grandes, por esta región. 

Por último, la entrada en operación de la refinería de Cartagena, la más moderna de América, incrementará no solo las operaciones de importación y exportación de líquidos, sino también las actividades industriales que se construyeron alrededor de la misma.

Además de todo lo expuesto, la concentración de la actividad industrial y portuaria en la bahía de Cartagena atraerá en el corto plazo otras actividades que en este momento es imposible determinar.

Todos estos desarrollos representan hitos nunca antes vistos en la historia de Colombia,  los cuales quiebran la tendencia histórica y cambian la estructura de las oportunidades. Esto hace que el cumplimiento de las exigencias en términos de infraestructura portuaria sean determinantes para la competitividad del país.

Imagen: Toneladas proyectadas en la Bahía para el año 2019, una vez culminen todos los proyectos que se encuentran en ejecución.