Menú
Plataforma logística y portuaria del Caribe
Puerto de Cartagena Contecar

De la visión a la acción

Por: 
Alfonso Vegara*

Un proyecto de desarrollo urbano y tecnología en Colombia le ganó a propuestas de países como Singapur y Holanda, y de ciudades como Barcelona y Mumbai, lugares que son referencia internacional en innovación. Uno de los involucrados en el Diamante Caribe explica por qué este momento es determinante para que lo planteado se pueda realizar.

La Smart City Expo 2015, de Barcelona, ha otorgado el Premio Global a la Mejor Idea Innovadora en materia de desarrollo urbano y tecnología al proyecto Diamante Caribe y Santanderes de Colombia, liderado por Findeter y desarrollado por la alianza Next Cities Lab, integrada por Microsoft y la Fundación Metrópoli. 

El proyecto Diamante ha sido premiado en una competencia en la que participaban países y ciudades como Singapur, Copenhague, Israel, Barcelona, Holanda, Mumbai o Sao Paulo, que son una referencia internacional en materia de innovación y excelencia en el desarrollo urbano.

El premio otorga un claro respaldo internacional a esta iniciativa, que busca impulsar la innovación y la competitividad de los diez departamentos y las 11 ciudades principales que constituyen el ámbito del Diamante. Aporta, además, un valioso elemento de visibilidad internacional a este espacio y a las oportunidades de inversión asociadas a los proyectos que propone.

Los trabajos de elaboración conceptual del Diamante están ya en su etapa final. El resultado es la identificación y caracterización de más de 85 proyectos estratégicos en las ciudades y territorios del Diamante. Estos proyectos van a permitir activar oportunidades de desarrollo existentes; mejorar las condiciones de vida de la población y la competitividad de las actividades económicas; fortalecer la actuación institucional; desarrollar nuevos sectores productivos y aumentar el atractivo del territorio para la inversión nacional e internacional y como ámbito de vida, trabajo y ocio.

En conjunto, los proyectos estratégicos identificados por el Diamante proporcionan una visión de sus opciones de futuro. Plantean una guía para orientar las decisiones de carácter urbano, territorial y sectorial. Esto permite que se maximice la eficacia de las actuaciones públicas y privadas y, además, se aprovechen las oportunidades asociadas a la cooperación y la complementariedad entre los diferentes territorios que conforman este espacio.

Este es un resultado muy importante. Sin embargo, en la estrategia del Diamante la identificación de proyectos estratégicos no constituye un fin en sí mismo, sino un paso intermedio. El Diamante encuentra su verdadero sentido en el proceso de pasar de la visión a la acción, convirtiendo las ideas e iniciativas planteadas en realidades tangibles, que contribuyan activamente a la transformación del territorio y que constituyan motores del proceso de desarrollo económico y social.

Momento definitivo

Estamos en un momento clave para lograr este objetivo fundamental. Los equipos de gobierno surgidos del último proceso electoral están elaborando los Planes de Desarrollo locales y departamentales que guiarán su acción durante los próximos años. Es muy importante que los proyectos identificados desde el Diamante, que cuentan con un sólido soporte técnico y un elevado respaldo social e institucional gracias a los procesos de participación desarrollados, se incorporen a estos Planes y formen parte, desde ahora, de las iniciativas de desarrollo territorial de las diferentes administraciones.

El Diamante aporta un marco de referencia y un amplio elenco de iniciativas. Los gobernadores y alcaldes van a poder aprovechar estas investigaciones para impulsar aquellas actuaciones que responden, en mayor medida, a su sensibilidad y a las prioridades que consideran más importantes para su acción de gobierno. Así pueden poner en marcha proyectos que dan respuesta a estos objetivos.

Esta puesta en marcha requiere, en primer lugar, de un proceso de diseño detallado de los aspectos técnicos, económicos y de gestión de los proyectos priorizados. En esta etapa inicial va a ser muy importante la participación de la banca de desarrollo para la constitución de Fondos de Capital Semilla, los cuales permitan financiar la estructuración de los proyectos. Dicho recurso podrá recuperarse en etapas posteriores mediante los retornos generados por los proyectos o mediante su venta al sector privado.

Disponer de estos instrumentos de planificación es la clave para activar los procesos de ejecución. Permitirán enfocar los proyectos e iniciar su tramitación administrativa, diseñar mecanismos de gestión adecuados para cada estrategia y formalizar acuerdos concretos de colaboración entre los diferentes niveles de gobierno local, departamental y nacional.

En paralelo, es muy importante desarrollar una labor de difusión de los proyectos y las estrategias del Diamante en los ámbitos nacional e internacional. El Diamante es un proyecto de transformación territorial único a nivel mundial, por su alcance y su concepción, avalado por un premio de prestigio internacional y respaldado por el gobierno de Colombia y por las instancias regionales y locales. Ello le convierte en un valiosísimo instrumento de diplomacia urbana y territorial que permite dar a conocer dentro y fuera de Colombia las oportunidades de inversión existentes en el territorio y su potencial para acoger iniciativas productivas, de financiación y de cooperación.

Esta labor de difusión, junto a la estructuración de proyectos concretos, es fundamental para incorporar socios estratégicos en la ejecución y operación de las diferentes actuaciones, y para impulsar procesos de colaboración público-privada. Poner en marcha una dinámica con estas características es muy importante para impulsar las diversas iniciativas a todos los niveles, y así integrar el tejido económico local con el sector privado colombiano y con inversores internacionales de carácter empresarial e institucional. Con esto se logra, por último, generar un proceso de transformación que tendrá un efecto multiplicador sobre los procesos de desarrollo, con capacidad de arrastre sobre otros proyectos e iniciativas.

Nos encontramos por tanto en un momento clave en el que es necesario adoptar decisiones que lleven a que las cosas ocurran, para poder aprovechar la oportunidad que crea el Diamante y, de esta forma, impulsar un círculo virtuoso de transformación en un espacio que es estratégico para el desarrollo de Colombia en la economía global.

Aprenda más sobre el proyecto Diamante Caribe

*Urbanista español, director de la Fundación Metrópoli. Ha desarrollado varios proyectos para que las ciudades crezcan de forma organizada.