Menú
Plataforma logística y portuaria del Caribe
Puerto de Cartagena Contecar

¿Apoyo o escollo? (I)

Por: 
Organización Puerto de Cartagena

Jorge García García, María Mercedes Collazos, y Enrique Montes, autores del estudio “Las instituciones en el sector externo colombiano: ¿Apoyo o escollo al comercio?”, hablaron con la Organización Puerto de Cartagena sobre sus reveladores resultados. El estudio fue publicado en Borradores de Economía Número 889 del Banco de la República. 

Organización Puerto de Cartagena: ¿Cuál es el principal resultado del estudio?

Autores: Antes que nada hay que decir que, a diferencia de lo que la gran mayoría de las personas creen, la economía colombiana no ha avanzado de manera efectiva en su inserción en el mercado internacional, dado que se mantienen  altos niveles de protección reflejados en un uso más intensivo de medidas no arancelarias (MNA), mientras que ha descendido la protección vía aranceles. Esto lo muestran los resultados de un estudio anterior llamado “Una visión general de la política comercial colombiana entre 1950 y 2012”, publicado en Borradores de Economía Número 817 del Banco de la República y cuyos autores son Jorge García García, Camilo López, Enrique Montes y Maria del Pilar Esguerra.

O.P.C.: ¿Cuáles son esas medidas no arancelarias?

Autores: Las MNA comprenden medidas de control de precios, restricciones cuantitativas, reglamentaciones técnicas y medidas monopolísticas. En ese estudio se encuentra que estas avanzaron dinámicamente desde 1991, cuando solo cubrían el 27% de las partidas arancelarias, hasta alcanzar alrededor del 70% del universo arancelario y el 80% del valor importado entre 2003 y 2014. En ese mismo periodo, la protección medida en términos del arancel promedio simple cayó del 17% en 1991 al 8.6% en 2012.

En general, de acuerdo con la metodología de Kee, H., Nicita , A., & Olarreaga[1], se estimó que la protección total (componente arancelario y no arancelario) a la producción nacional fue superior al 46%, medido por el índice de restricciones al comercio. Teniendo en cuenta que las trabas a las importaciones son a su vez barreras o impuestos sobre las exportaciones, no es de extrañar que las exportaciones de productos distintos a los mineros, café, flores y bananos no se hayan expandido como proporción del PIB en lo corrido de este siglo.

O.P.C.: ¿Y cuál es el aporte del nuevo estudio publicado recientemente?

Autores: En el documento de investigación publicado en Borradores de Economía Número 889 del Banco de la República, llamado “Las instituciones en el sector externo colombiano: ¿Apoyo o escollo al comercio?”, se analizó, entre otros aspectos, la relación entre la aplicación intensiva de MNA y el funcionamiento de las instituciones del sector externo colombiano.

Se encontró que la aprobación de las MNA conlleva la realización y consecución de un alto número de trámites y documentos, expedidos a través de un andamiaje institucional disperso. Cada entidad define qué requisitos exige para autorizar una importación o una exportación. Se identificaron 26 modalidades de vistos buenos, certificaciones, registros y documentos exigidos por 18 entidades distintas, que se aplican según el bien a exportar y el país de destino. Trámites que aumentan al considerar aquellos propios de una exportación, los que adicionan otros 13 documentos.

Todo ello se traduce en tiempos y costos para el exportador. En el caso de las importaciones, este mismo ejercicio permitió identificar 39 modalidades de vistos buenos, certificaciones, registros, y documentos exigidos por 20 entidades distintas, sin tener en cuenta los trámites propios de la importación que adicionan otros 9 documentos.

En resumen, los grandes lineamientos de la política comercial en Colombia no cambiaron sustancialmente en las últimas décadas y los datos examinados en el estudio indican que Colombia mantiene una protección relativamente alta, pese a la proliferación de los acuerdos comerciales. Así mismo, la aplicación intensiva de MNA, aunada a la multiplicación de organismos e instituciones que administran y rigen el comercio exterior, han contribuido a dificultar o entrabar el comercio exterior.

O.P.C.: ¿Cómo están entonces esas instituciones relacionadas con el comercio exterior colombiano y cuál es el mayor problema que presentan?

Autores: Encontramos que la calidad de las instituciones del sector externo es mala. Esta apreciación se basa en los resultados de una encuesta aplicada a los operadores de comercio exterior que evaluó la coordinación institucional, la calidad y transparencia regulatoria y la calidad de la gestión de los servicios logísticos e infraestructura.

Con base en esta encuesta, el estudio concluye que la principal queja de los agentes que desarrollan actividades de comercio exterior es la baja coordinación interinstitucional y el exceso de trámites y de documentos exigidos, que hacen del comercio internacional una operación lenta y onerosa que afecta la competitividad del país. En Colombia, la mala calidad de las instituciones también constituye una barrera al comercio.

O.P.C.: ¿Nos pueden dar más detalles sobre los puntos evaluados?

Autores: En primer lugar, los encuestados evaluaron el impacto de la coordinación institucional sobre los flujos de comercio, tema que fue considerado como de alto impacto por el 83 por ciento de ellos. En su mayoría (55 por ciento), los encuestados respondieron que la coordinación de las entidades gubernamentales que intervienen en los procesos de comercio exterior es baja o muy baja, y se destaca el hecho de que ninguna de las instituciones valoradas obtuvo una calificación superior al 80 por ciento. Se evidenció así que hay mucho por hacer para mejorar la coordinación institucional.  

En segundo lugar, se indagó sobre la percepción de la calidad de las normas que rigen el comercio exterior, teniendo en cuenta diversos aspectos como la claridad, simplicidad, accesibilidad y divulgación oportuna de la normatividad expedida por cada institución. La falta de simplicidad y de claridad normativa fueron los aspectos más duramente valorados. En simplicidad, ocho de las 12 instituciones consideradas obtuvieron calificaciones inferiores al 50%, mientras que en claridad fueron seis de ellas.

Lo más preocupante es que la DIAN, institución vital para el buen funcionamiento del andamiaje de comercio exterior, fue mal valorada en sus aspectos normativos, en particular en lo concerniente a la claridad, simplicidad y divulgación oportuna de sus normas. Según los operadores, las normas que rigen el comercio exterior en Colombia son confusas, ambiguas, dispersas, tienen vacíos y son excesivas. Además, la baja calidad de las normas permite a los funcionarios interpretarlas de forma subjetiva y arbitraria.

O.P.C.: ¿Cuáles fueron las instituciones evaluadas?

Autores: La lista de las instituciones valoradas en la encuesta aplicada por el Banco de la República a comienzos de 2013 estuvo conformada por 12 entidades estatales, las más pertinentes para el comercio, ya sea porque se necesitan sus permisos para importar o exportar o porque desarrollan una actividad indispensable para introducir o sacar la mercancía del país.

Estas son el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, las zonas francas, las sociedades portuarias regionales, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA), la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), la Policía antinarcóticos, el Ministerio de Transporte, la Aeronáutica Civil, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), la Policía Fiscal Aduanera (POLFA) y la Industria Militar de Colombia (INDUMIL).

 

En el estudio completo puede consultar las valoraciones específicas que recibió cada entidad. (Link)

En la segunda entrega de esta entrevista, los autores del estudio explican por qué el inmenso andamiaje institucional del sector externo colombiano hace imposible llegar a una política exterior única y coherente. También se refieren al nuevo estatuto aduanero y al amplio espacio por mejorar que tienen incluso las instituciones mejor valoradas. Espérela pronto.

 

[1] Kee, H., Nicita , A., & Olarreaga[1], M (Enero 2009). Estimating Trade Restrictiveness Indices. The Economic Journal