Menú
Plataforma logística y portuaria del Caribe
Puerto de Cartagena Contecar

La música: lenguaje, identidad y desarrollo

Con el Festival de Música, además de las emociones que pueda producir un concierto, se ha logrado despertar un sentido musical, sonoro, estético, cultural pero principalmente, una consciencia de todas las oportunidades que la música le puede traer a una persona.

La música además de ser un lenguaje universal, una forma de expresar lo que sentimos, es también la expresión de la identidad de un pueblo y hoy más que nunca un factor de desarrollo.

Como identidad me atrevo a decir que el cartagenero es un músico innato.  Vive en él ese Caribe cuya musicalidad es casi natural por todas las sonridades  que el viento y el mar podrían inspirarle, además de otras miles circunstancias culturales.

Que esto sea así, es sin duda la mayor oportunidad para pensar que la música es un factor de desarrollo para nuestras gentes y por ello, no dudamos en el Puerto de Cartagena darle alas al proyecto que la Fundación Salvi nos presentó hace ya seis años.

Con el Festival de Música, además de las emociones que pueda producir un concierto, se ha logrado despertar un sentido musical, sonoro, estético, cultural pero principalmente, una consciencia de todas las oportunidades que la música le puede traer a una persona.

En una ciudad como la nuestra, en la que por un lado tenemos muchas dificultades sociales y por otro, una alta actividad social y cultural por la condición turística de Cartagena, la música es un eje de transformación y una posibilidad de emprendimiento cultural. Tomar un instrumento, es darle horas a la sensibilidad, aquella tan necesaria para alejar la indiferencia y preservar la solidaridad que humaniza al mundo.  Es sumarle horas a la disciplina, al esfuerzo, a valores que forman integralmente a un ser humano.  Es restarle horas al ocio improductivo y a los riesgos a los que nuestros jóvenes están expuestos. Pero además, es la posibilidad de desarrollar un arte que en muchas ocasiones puede ser generador de ingresos y yendo mucho más allá, la base de un proyecto de emprendimiento cultural que aproveche todas las oportunidades que esta ciudad, destino de congresos y convenciones, le brinda a los artistas.

La combinación de ambos factores, el social y el económico, son una apuesta al desarrollo humano, que con absoluta convicción apoyamos en el Puerto por el bien de Cartagena y del país.