Menú
Plataforma logística y portuaria del Caribe
Puerto de Cartagena Contecar

La cuarta revolución en la industria marítima

Hace poco más de un año el Foro Económico Mundial anunció la llegada de una nueva era donde la tecnología, la innovación y el uso de la información transformarán el mundo: La Cuarta Revolución Industrial.

Hace poco más de un año el Foro Económico Mundial anunció la llegada de una nueva era donde la tecnología, la innovación y el uso de la información transformarán el mundo: La Cuarta Revolución Industrial.

Esta nueva tendencia difiere de los grandes saltos anteriores de la historia debido a la velocidad con la que se desarrolla, a su omnipresencia en la sociedad y a un cambio de sistemas en la manera en que la gente vive, se mueve, trabaja y se comunica.

La industria marítima y logística no han sido ajenas a esta revolución. El uso de la tecnología para generar cadenas de suministro circulares que agreguen valor a los clientes con servicios de principio a fin es la nueva estrategia de quiénes dominan los mares con sus grandes barcos. El medio para lograrlo: INTEGRACIÓN; integración entre líneas navieras para llenar los buques más grandes, y con una fuerza aún mayor en los últimos meses, integración vertical de las líneas navieras con los puertos.

Es así como en la cadena logística, los puertos se enfrentan hoy a una presión competitiva de unos pocos clientes con un gran poder de negociación y que además se han convertido en grandes competidores.

A lo anterior se suma el hecho de que el comercio mundial y la carga no han crecido a los ritmos esperados, se estima que para los próximos años, crezca a niveles de entre el 1% y 2%, muy cerca al crecimiento del PIB. 

¿Qué hacer frente a estos retos? Los puertos colombianos son el elemento de competitividad de la industria local. Durante más de 20 años hemos jalonado el comercio exterior y vía conectividad y prestación de servicios eficientes hemos permitido el acceso de los importadores y exportadores a menores costos de transporte. Hoy en Colombia, al igual que en el resto del mundo, hay una demanda estancada que se contrasta con una sobreoferta de servicios portuarios.

La industria es muy diferente a la que conocíamos hace algunos años y sin duda, continuará evolucionando de manera significativa en los próximos. Es nuestra responsabilidad enfrentar con entusiasmo y proactividad la nueva dinámica del mercado, ajustando nuestra infraestructura, utilizando tecnología de vanguardia al servicio de nuestros clientes y trabajando con nuestra gente para garantizar nuevos ciclos de crecimiento. Estamos obligados a buscar nuevas formas de ampliar nuestro centro de negocio y consolidar una activa presencia en el negocio portuario y logístico a través de la aplicación de tecnologías y procesos innovadores que apoyen la desmaterialización de servicios, el aumento de clientes, la introducción de herramientas y la implementación de nuevas formas de hacer negocios a través de la colaboración.

Todo lo anterior, de la mano con una política de país que proteja la competitividad alcanzada hasta ahora y de esta manera, las expectativas futuras de miles de importadores y exportadores.

En el marco de estos cambios y transformaciones, nos seguimos preparando con optimismo para hacer frente a los nuevos desafíos de la industria!